Parte I: Experiencias en el campo de concentración

Cuando era adolescente, Frankl estudió filosofía y psiquiatría. Intercambiaba correspondencia con Sigmund Freud, quien pre-sentó un artículo de Frankl a una publicación científica reco-nocida, y esta lo publicó cuando Frankl apenas tenía 16 años. A los 34 años, en 1939, era jefe de neurología del Hospital Rothschild, único hospital judío de Viena. Cuando los nazis […]...

2. La fórmula mágica para resolver preocupaciones

Esta es una receta rápida y probada para enfrentar situaciones de preocupación, que podemos empezar a utilizar desde hoy: 1.- Analice la situación que le angustia valientemente y con honradez, e imagine lo peor que pudiera sucederle como consecuencia. 2.- Acepte esa situación, si fuera necesario. Sentirá un alivio y una paz que le aclararán […]...

3. El daño que la preocupación puede hacernos

El 70% de los pacientes que acuden al médico podrían curarse por sí mismos con sólo librarse de sus miedos y preocupa-ciones. Esto no significa que sus enfermedades son imaginarias – son tan reales como un terrible dolor de muelas y cien veces más graves. Pero enfermedades como la indigestión, úlceras estomacales, perturbaciones cardíacas, insomnio, […]...

4. Aprenda a analizar y resolver las preocupaciones

No todas nuestras preocupaciones son idénticas. Debemos equiparnos para tratar las distintas formas, de modo que podamos analizar cualquier problema. Para ello, debemos: Averiguar los hechos: sin éstos, nos vamos a confundir más, lo que nos trae más estrés. Analizar los hechos: pregúntese qué puede hacer al respecto. Llegar a una decisión y actuar luego […]...

5. Acabe con la preocupación…

Winston Churchill trabajaba 18 horas diarias durante la según-da guerra mundial. Cuando se le preguntó si no le preocupaban sus tremendas responsabilidades, contestó: “estoy demasiado ocupado. No tengo tiempo de preocuparme”. Pero ¿por qué una cosa tan sencilla como ocuparse elimina la ansiedad? Porque es imposible para cualquier persona, por brillante que sea, pensar en […]...

6. No se deje vencer por las sabandijas

Es frecuente que encaremos valientemente los grandes desas-tres de la vida; en cambio, las minucias, los “dolores de cabeza”, nos vencen. Las sabandijas en este caso son aquellas pequeñas cosas que nos molestan día a día, son las pequeñas preocupaciones, las intolerancias, las rabietas, los fastidios, etc. Disraeli dijo: “la vida es demasiado breve para […]...

8. Póngale un “tope de pérdida” a las preocupaciones

Siempre que tenga la tentación de dar dinero bueno a cambio de dinero malo, en función de la vida humana, haga un alto y pregúntese: ¿En qué medida verdaderamente me importa aquello por lo que está preocupado? ¿En qué punto fijaré un “tope de pérdida” para esta preocupación…y olvidaré el asunto? ¿Cuánto exactamente pagaré por […]...

9. No trate de aserrar el aserrín

Sería realmente estúpido preocuparse por no poder retroceder y cambiar lo sucedido en el pasado, así sea hace 60 segundos. Muchos hacemos precisamente esto. Evidentemente, podemos hacer algo para “modificar los efectos” de lo sucedido, pero no es posible cambiar el acontecimiento mismo. Solo hay un modo como el pasado puede ser constructivo: con-siste en […]...

15. Cómo añadir una hora diaria a su vida activa

La fatiga produce frecuentemente preocupación. La medicina ha demostrado que disminuye la resistencia física al resfrío común y a cientos de otras enfermedades; la psicología ha comprobado que disminuye nuestra resistencia a las emociones que impiden la preocupación. Para impedir la fatiga y la preocupación, debe descansar a menudo. Descanse antes de cansarse. Esto es […]...

16. Cómo disminuir sus preocupaciones financieras

Para disminuir sus preocupaciones financieras, siga estas reglas: Consigne los hechos por escrito. Los expertos opinan que si llevamos la cuenta por escrito de todo lo que gasta-mos durante un tiempo, tendremos la suficiente constancia de cómo se va nuestro dinero y estaremos en condiciones de hacer un presupuesto. Haga un presupuesto a la medida […]...

Capítulo 1: La granja Manor

Cuando el señor Jones, el propietario de la Granja Manor, se duerme tras una borrachera, todos sus animales se encuentran en el granero principal a petición del viejo cerdo Mayor. Este cree que no vivirá mucho más tiempo, y desea transmitirles su sabiduría a los demás animales antes de que sea demasiado tarde. Mayor pronuncia […]...

Capítulo 3: Los cerdos organizan

Los animales pasan todo el verano trabajando en la cosecha. Los cerdos, inteligentes como son, logran ingeniárselas para que los animales puedan usar las herramientas de los humanos. Así que todos los animales participan de acuerdo con sus capacidades. La cosecha resulta la más abundante que se haya visto en la granja. Sólo Mollie y […]...

Capítulo 5: El bien común

Mollie se convierte cada vez más en un problema: llega tarde a trabajar, acepta los bocados que le ofrecen los hombres de granjas cercanas y, en general, no acata los principios del Animalismo. Eventualmente, desaparece, atraída por un hombre rechoncho y de cara enrojecida que le cepilló el pelaje y le dio azúcar. Mollie tira […]...

Capítulo 8: Vivimos mejor

Unos días después de las sangrientas ejecuciones, los animales descubren que el mandamiento según el cual “Ningún animal matará a otro animal” ha cambiado a “Ningún animal matará a otro animal sin causa”. Al igual que en otras ocasiones, los animales atribuyen estas discrepancias a sus débiles memorias: deben haber olvidado las dos últimas palabras. […]...

Capítulo 9: La escasez

Cansados y débiles, los animales se dedican una vez más a reconstruir el molino. Aunque Boxer continúa malherido, no muestra señal de dolor y se rehúsa a descansar. Clover le pone un cataplasma en la pezuña herida, y esto lo mejora un poco, pero el pelaje de Boxer ya no brilla como antes y su […]...

Capítulo 10: Años mas tarde…

Años más tarde. Buena parte de los animales habían envejecido y muerto. Pocos recordaban los días previos a la rebelión. Los animales construyeron un nuevo molino que usan no para generar electricidad sino para moler maíz, algo mucho más rentable. La granja parece más rica, pero sólo viven bien los perros y los cerdos. Soplón […]...